DOCUMENTAL

LA CHISPA Y LA PRADERA. EL FRAP, UNA REVOLUCIÓN IMPOSIBLE

“Una sola chispa puede incendiar la pradera’, Mao Zedong (Mao Tse-Tung)”

Lachispa1

 

 

En los años 70 del pasado siglo, el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP) pretendió acabar por la fuerza con el régimen franquista, y se lanzó a la lucha armada cuando toda la oposición se preparaba para un cambio pacífico. Gran parte de sus militantes fueron detenidos, muchos terminaron en prisión, y tres de ellos murieron fusilados junto a otros dos de ETA poco antes de morir Franco. Sus protagonistas cuentan por vez primera ante las cámaras aquella historia hoy olvidada. Es la crónica de una utopía sangrienta, de un proyecto imposible repleto de sacrificios, audacias y errores.

Avance – ‘Trailer’

Entrevista al director en Periodista Digital

Estreno

2 de octubre de 2013 en la Cineteca del Matadero de Madrid, con asistencia del director y algunos de los protagonistas, y coloquio posterior a la proyección. Imágenes del evento.

Proyección en el Ateneo de Madrid

Se realizó el 11 de abril de 2014 en la Agrupación Ateneísta Juan Negrín, presentado por su presidente, Miguel Pastrana, y el miembro Ángel Sabroso, ex militante del FRAP. Página del Ateneo con selección de fotos del acto.

Otras presentaciones:

-21 de noviembre de 2013, Centro Internacional de Prensa, presentación del director centrada en la figura de Julio Álvarez del Vay0, fundador de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjeros, que convocaba el acto, presentado por su presidente, Ramón-Darío Molinary, con coloquio posterior con el director.

-12 de diciembre de 2013, Librería La Libre, Santander, a cargo de Mari Sol González, compañera del antiguo guerrillero del maquis y miembro del FRAP, Jesús de Cos, en el aniversario de su fallecimiento.

-13 de diciembre de 2013, Caum (Club de Amigos de la Unesco de Madrid), presentación del periodista Rafael Gómez Parra y coloquio posterior con el director.

-19 de mayo de 2014, Sala Berlanga, Ciclo Estrenos con taquilla, presentación y coloquio con presencia del director.

Ficha técnica

Guión y dirección: José Catalán Deus

Edición y postproducción: Eva Catalán

Imagen y sonido: José Manuel Tenorio y F. J. López Sierra

Música: Bernardo Fuster y Luís Mendo (Suburbano)

Mezcla y montaje de sonido: Carlos Padilla

Locución: Susana Martins

Diseño carátula: Miguel Ángel Fernandez Martínez

Duración: 78 minutos

País y año: España, 2013

Idioma original: Español

Idioma subtítulos: Inglés

Tráiler en Vimeo: ENLACE

Descargas en Filmin: ENLACE

Venta contra reembolso en Amazon, El Corte Inglés, Movies Distribución, DVDGO

Argumento

El documental reconstruye la historia del PCE(ml)-FRAP a través de testimonios de sus antiguos militantes.

FRAP10

“Una sola chispa puede incendiar la pradera”, es la frase de Mao Tse tung que inspiraba a aquellos revolucionarios que fundaron el PCE(ml)-FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota controlado por el Partido Comunista de España marxista leninista) e inspira el título de este documental que quiere retratarlos en toda su humanidad contradictoria antes de que su recuerdo se extinga para siempre. En los años 70 del pasado siglo, el PCE(ml)-FRAP pretendió acabar por la fuerza con el régimen franquista, y se lanzó a la lucha armada cuando toda la oposición se preparaba para un cambio pacífico. Gran parte de sus militantes fueron detenidos, muchos terminaron en prisión, y tres de ellos murieron fusilados junto a otros dos de ETA poco antes de morir Franco. Sus protagonistas cuentan por vez primera ante las cámaras aquella historia hoy olvidada. Es la crónica de una utopía sangrienta, de un proyecto imposible repleto de sacrificios, audacias y errores.

“La chispa y la pradera. El FRAP: una revolución imposible” no tiene tesis. No es una apología del terrorismo como algunas autoridades cinematográficas se han apresurado a sentenciar cerrando puertas a su difusión, ni tampoco una condena póstuma. Sólo es un retrato colectivo de un grupo de personas que hace más de medio siglo emprendió una aventura que vista desde hoy puede parecer demencial, pero que vista entonces parecía heroica.

El documental comienza con la célebre frase de Mao Tse tung: ‘Una sola chispa puede incendiar la pradera’ que se hizo lema de los prochinos de entonces. ‘En otras palabras -escribía Mao- nuestras fuerzas, aunque muy pequeñas ahora, se desarrollarán con gran rapidez. El proverbio es una descripción apropiada de cómo se desarrollará la situación actual. Basta echar una mirada a las huelgas obreras, las insurrecciones campesinas, los motines de soldados y las huelgas estudiantiles, que están desarrollándose en muchos lugares, para darse cuenta de que esa “sola chispa”, sin duda alguna, no tardará en “incendiar la pradera”.

A mediados de los años 60 había rebrotado la lucha contra el régimen de Franco, a pesar de que el desarrollo económico y social contentaba ya a muchos. En este combate desigual, destacaron fugazmente unas siglas: FRAP. El Frente Revolucionario Antifascista y Patriota pretendía acabar con la Dictadura por la fuerza. Partidario de una república popular y federativa, el FRAP se lanzó a la lucha armada cuando toda la oposición se preparaba para un cambio pacífico. Su radicalismo casi suicida fue un fracaso. Gran parte de sus militantes fueron detenidos, muchos sufrieron malos tratos y terminaron en prisión, y tres de ellos murieron fusilados dos meses antes de morir Franco. A pesar de todo, el gesto del FRAP no fue inútil, y el fuerte rechazo a las ejecuciones contribuyó a aislar al Régimen y evitar que se prolongara un franquismo sin Franco, propiciando una transición pactada.

Después de tanto tiempo, algunos de sus protagonistas cuentan aquella historia por vez primera ante las cámaras. Es un capítulo casi desconocido de nuestra época; la crónica de una causa idealista, repleta de sacrificios, audacias y errores. Una experiencia que merece ser recordada.

logopceml

En 1964, cuatro grupos disidentes del partido comunista histórico (PCE) fundaron en París y Bruselas una escisión marxista-leninista. Son los prochinos, partidarios de la línea maoísta frente a la soviética. Con la llegada de otro grupo, ‘La Unión’, se afianza una red de células clandestinas en Madrid y otras ciudades.

A finales de los años sesenta, estos ‘eme-ele’ como también se les llamaba, ganan seguidores y se lanzan a una actividad frenética de agitación y propaganda en barrios, centros de enseñanza y zonas industriales. La represión es dura: no sólo arriesgan años de cárcel, también se juegan la vida.

Para impulsar la lucha crean el FRAP a principios de los años 70 junto a veteranos republicanos del exilio, y nombran presidente a uno de ellos, Julio Álvarez del Vayo. Están convencidos de que ha llegado el momento de acabar con Franco.

Fusilados1

Pronto el FRAP sufre duros golpes represivos. Aun así, sigue adelante en su idea de derribar el franquismo por la fuerza. A comienzos de 1975 sus dirigentes toman la decisión de iniciar acciones armadas.

En el plazo de unos meses se producen decenas de acciones violentas, ataques, tiroteos. Dos policías y un teniente de la guardia civil sufren atentados mortales, otros son heridos.

La acción policial acaba con el intento de revolución armada. El gobierno endurece las leyes antiterroristas. Ocho militantes del FRAP son condenados a muerte. Cinco de ellos son indultados en el último momento, pero los otros tres son fusilados el 27 de septiembre de 1975 junto a dos miembros de ETA.

La condena internacional empuja al sector aperturista del Régimen a pactar con la oposición moderada. Con la Transición en marcha, el FRAP entra en crisis y será disuelto a finales de los años 70. La Convención Republicana de los Pueblos de España ocupa su lugar durante un tiempo.

En 1985 fallece Benita Fernández Ganuza ‘Elena Ódena’, máxima dirigente del grupo durante dos décadas junto a su marido Julio Fernández López ‘Raúl Marco’. Este será destituido por dos de los supervivientes de los procesos militares de 1975, que a continuación convocarán un congreso que decide disolver el grupo en 1991.

El documental consiste básicamente en los recuerdos ante la cámara de dos decenas de entrevistados, de máximos dirigentes a militantes de base, de entusiastas a disidentes. Sus testimonios van pasando revista a la evolución y momentos claves de la historia del grupo clandestino, que llegó a tener miles de militantes abnegados y muchos simpatizantes en todo el país. Explican cómo funcionaba la actividad clandestina, qué pretendían, cuáles fueron errores y aciertos. Y añaden su reflexión personal al cabo del tiempo. Tienen ahora la edad de la jubilación, entonces eran muy jóvenes. Vidas que han transcurrido ya en gran parte y que aún se agitan con estos recuerdos.

Es un conjunto variado de testimonios contradictorios. No hay un texto previo que marque el terreno de juego. Únicamente breves intervenciones de una voz femenina marcan la evolución histórica de los hechos.

Deja un comentario